sábado, 22 de noviembre de 2014

CURIOSIDADES -164-

"Diecisiete putas para desvirgar al Rey"



La hermosísima Marquesa de La Vrillière*, de 36 primaveras, fue escogida de entre la flor y nata de la aristocracia femenina de la corte de Versailles para convertir en hombre al inexperto, joven y adolescente rey Luis XV, de entonces casi 14 años, contando sobre su gran experiencia con el sexo masculino. Tenía en su haber a varios amantes, de entre los cuales se distinguía al hermoso Marqués de Nangis. El primer encuentro con el rey fue un sonado fracaso. Pese al 'savoir-faire' de la experimentada marquesa, el rey se quedó frío e inmune a sus 'artes' cual estátua de mármol. Se escogió entonces a la deliciosa Duquesa d'Epernon para llevar al éxito una misión en la que había fracasado estrepitosamente su predecesora. Tampoco consiguió excitar al adolescente ni acabar con su virginidad, ni ella ni quince otras damas escogidas con sumo cuidado y venidas a ofrecer sus 'servicios', una tras otra.

El chismoso memorialista y abogado parisino Barbier se hizo eco del asunto:

"Es una pena, ya que está bien formado y es un hermoso príncipe, pero si ése es su gusto ¿qué se le va a hacer? Está en situación de hacer lo que le plazca."

Poco después, todo París conoció el asunto y surgió una canción malévola que se oía por doquier y en cada esquina de las calles de la capital.

La Marquesa de La Vrillière no tiró la toalla. Volvió a la carga y, finalmente, triunfó con la promesa de que hicieran a su marido duque. Por desgracia, su marido falleció sin haber obtenido el tan ansiado título en setiembre de 1725. La Marquesa Viuda no se echó atrás en sus ambiciones; contrajo nuevamente matrimonio con Paul-Jules de La Porte-Mazarin, Duque de Mazarin (1666-1731) el 14 de junio de 1731, convirtiéndola por fin en duquesa y viuda de nuevo ¡al cabo de 3 meses!


(*)_Françoise de Mailly, Marquesa de La Vrillière (1688-1742), era la hija del Conde Louis de Mailly y de Anne-Françoise de Sainte-Hermine, y casó con el secretario de Estado Louis Phélypeaux, Marqués de La Vrillière, el 1 de setiembre de 1700, al que le dio 3 hijas y un hijo.

Cita de la Semana



"Suprimir cualquier miseria es cosa contraria a cualquier interés de la Iglesia: vive de miserias, creó miserias para eternizarse."

Frase de: Friedrich Nietzsche (1844-1900), escritor, poeta, filósofo, filólogo y músico.

jueves, 20 de noviembre de 2014

UN MONSTRUO LLAMADO BORBÓN

EL DUQUE DE BORBÓN
alias
EL SIMIO VERDE
 
 

La corte del rey Luis XIV de Francia estuvo poblada de personajes notables, cuyos nombres han sido rescatados del olvido gracias a los historiadores y memorialistas contemporáneos. Unos más sobresalientes que otros, unos más despreciables que respetables, como los hubo miserables y magníficos en muchos aspectos. En este caso concreto, y si nos referimos a los miembros de la Casa Real, hubo uno que sobresalió no solamente por sus vicios y sus malas maneras, sino por su crueldad mental y su pronunciada sociopatía. Fue el terror de la corte, de los burdeles y el martirio de su familia. Era tan feo, detestado y temido, que los cortesanos le apodaron "el simio verde" y le rehuían espantados con solo verle a lo lejos.

Louis III de Bourbon-Condé, VIº Príncipe de Condé y Príncipe de La Sangre, XIIIº Duque de Bourbon, VIIIº Duque de Montmorency, Xº Duque de Guisa, Vº Duque de Bellegarde, VIº Duque d'Enghien y d'Albret & Par de Francia, XXVº Conde de Sancerre y XXIIIº Conde de Charolais, Señor de Chantilly (Nacido en el Hôtel de Condé, París, 18-10-1668 / Fallecido en el Pont-Neuf, París, 12-03-1710 ?). Fue el yerno del Rey Luis XIV además de ser el nieto del "Gran Condé" y heredero de su casa entre 1686 y 1709 con el título de Duque d'Enghien, aunque en realidad se le conocía bajo el título de Duque de Borbón, ya que llevó éste casi toda su vida. Dedicado al oficio de las armas, fue agraciado con el rango de coronel del Regimiento Bourbon-Infantería (1686), ascendido a mariscal-de-campo (1690), luego a teniente-general (1692) y finalmente Gobernador de Borgoña y Gran Maestre de Francia a la muerte de su padre (1709). Luis XIV le concedió el honor de ingresar en la Orden del Espíritu Santo en 1686, sin embargo perdió el título familiar y cortesano de "Monsieur le Prince" a favor del Duque de Orléans convertido en Primer Príncipe de La Sangre y presunto heredero al trono como representante de la rama Borbón-Orléans, que ocupaba el 2º lugar en la sucesión a la Corona después de la rama primogénita reinante.



Se le conocía en la corte con el título de "Monsieur le Duc" (Señor Duque), por poseer el ducado de Borbón, siendo hijo del entonces Duque de Enghien y de Albret, Enrique III Julio de Borbón, futuro Vº Príncipe de Condé, y de la Princesa Palatina del Rhin Ana-Enriqueta de Baviera-Palatinado-Simmern.

En 1685, contrajo matrimonio con una de las hijas legitimadas del Rey Luis XIV y de la Marquesa de Montespan: Luisa-Francisca de Borbón, conocida con el nombre de "Mademoiselle de Nantes" (1673-1743), y de la cual tendría nada menos que 9 retoños; a destacar entre éstos: el futuro VIIº Príncipe de Condé Luis IV Enrique (también conocido como Luis-Enrique I de Condé), Carlos, conde de Charolais, Luis, conde de Clermont, y Luisa-Elisabeth.

Tiene por hermanos a Ana-Luisa, duquesa du Maine, a María-Ana, duquesa de Vendôme, y a Maria-Teresa, princesa de Conti.

Casado a sus 17 años, se convierte en 1686, a la muerte de su abuelo el "Gran Condé", en el presunto heredero de la Casa de Condé, con el título de duque de Enghien, teniendo 18 años. Participa en 1692 en la batalla de Steenkerque y, el mismo año, a la edad de 24 años, se convierte en padre.

UN MONSTRUO

 
Presunto retrato de Enrique III Julio de Borbón, 5º Príncipe de Condé (1643-1709), hijo del "Gran Condé" y padre del Duque de Borbón, nuestro infame protagonista.


Tan joven y con tan solo 17 años, se muestra increíblemente violento, colérico, brutal, morboso, con un mal disimulado apetito por el sufrimiento ajeno. Sin embargo, nada se dejó al azar para transformar en príncipe modelo al sombrío y secreto vástago de Enrique III Julio de Borbón-Condé, el demente, y de Ana-Enriqueta de Baviera-Palatinado-Simmern, la mártir. Sacado a los 7 de entre los faldones de las mujeres, siguió hasta los 15 las enseñanzas de los padres Jesuitas que, desde tres generaciones, forman a los herederos de la Casa de Condé. En su prestigioso Colegio de Clermont, poseía, como todos los internos, una habitación pero no residía en ella y se hacía llevar a clase dos veces al día. Le impartían lecciones de Historia Antigua y geografía, la grandeza de su país y su sitio en el Mundo, el latín, el griego, y algo de física. Nada de deporte, aún menos clases de música. Un secretario tomaba notas en su lugar, con tal de que los deberes no le cansasen ni le aburriesen. De vuelta al palacete del Petit-Luxembourg, donde residía su familia, encontraba prestos para secundarle en sus esfuerzos o para distraerle si así lo deseaba, a dos preceptores jesuitas, un profesor de caligrafía, un profesor de baile y cantidad de oficiales subalternos deseosos de prepararle sus deberes y cálculos. Tantas disposiciones aportaron, sin embargo, pocos frutos; el joven príncipe se encuentra a menudo aquejado de una salud delicada, siendo nervioso, irritable en exceso, y poco dispuesto a la concentración más allá de un momento sobre un mismo tema o materia.

 
Retrato de la Princesa Palatina Ana-Enriqueta de Baviera-Simmern, 5ª Princesa de Condé (1648-1723), la desafortunada consorte de un demente y martirizada madre de un psicópata; obra de Pierre Gobert.


Sus enfermedades y sus deformidades físicas le sirven de excusa para ser perezoso. Tiene los hombros desiguales, y le tuvieron que poner botines especiales ya que el peso de su propio cuerpo tendía a arquearle las piernas.

Se le perdonaban sus exigencias y su malignidad. Sus hermanas y sus criados se dejaban torturar por él sin atreverse a corregirle, sufriendo que les pegase, les escupiera todo tipo de insultos a la cara y que los maltratase tanto física como mentalmente. Tan solo respetaba a su madre, piadosa y dulce, noble en su desgracia, y a Monseñor el príncipe Luis II de Condé, su abuelo.

 
Retrato de Luis II "el Grande" de Borbón, 4º Príncipe de Condé (1621-1686), más conocido como "el Gran Condé" por sus gestas militares, fue el abuelo del Duque de Borbón; obra de Justus Van Egmont.


Si todas aquellas lombrices, que reptan a los pies del Rey Luis XIV, creen que irá en contra de su naturaleza para complacer a los poderosos, se equivocan. Siempre aparece en la corte con una actitud ostensiblemente hostil: se precipita con violencia a través de los salones y cámaras, partiendo a los grupos y asambleas como una proa desgarrando las aguas, sea entrando como saliendo de ellas, con riesgo de darse porrazos contra los que se cruzan en su camino, imparable. El enano ni siquiera tiene figura para comprar el perdón ajeno por su comportamiento incivilizado y exento de cortesía. Considerablemente más pequeño que el más enano de los hombres, aparece gordo sin ser obeso, la cabeza enorme, la faz nada agraciada, afeada y de semblante terrorífico, con un cutis amarillento, de un amarillo lívido, con expresión furiosa e infernal. Con esto, tan contrahecho... que tiene joroba tanto por delante como por detrás. Tan feo es que los cortesanos de Versailles le apodan "el Simio Verde". Tiene una cara que delata sus vicios, y sus maneras son más propias de un convicto que las de un príncipe. Resulta su semblante tan repulsivo, y su carácter tan insufrible, que ninguna dama en su sano juicio, por mucha gloria que conllevase unirse a él, desearía vivir bajo su dependencia. Provocaba el temor y el asco, más que el respeto en sus interlocutores. Dicen que es ciertamente orgulloso, audaz, con ingenio, con lectura, algunos restos de una excelsa educación, de buenas maneras y alguna que otra gracia cuando quiere. Pero la maldad exhala por todos los poros de su cuerpo, como el sudor baña la frente del moribundo, y el mundo no se fía de él. En París, las prostitutas le temen más que la propia sífilis. Insultos y crueles comentarios salen a borbotones de su boca, para divertirse y para complacer su enorme orgullo que no parece tener cabida en su cuerpo. Azota, muerde, araña, gustando mezclar el olor de la sangre con la de sus eyaculaciones. Su ferocidad pasa por ser una virtud de su grandeza, y su cualidad de príncipe de la Sangre le protegen mejor que cualquier coraza. El Rey jamás dejará que arrastren a su yerno ante un tribunal. Que violase o asesinase en plena calle, se daría pronta orden para acallar el asunto y cerrar el caso. Tan solo se enfrentaría a una real reprimenda o a un breve exilio en sus tierras. Cuando el Rey no requiere de su presencia, reside en su castillo de Saint-Maur, donde se estableció a partir de 1694, para huír del agobiante mundillo de Chantilly. Allí reinan golpes, malos tratos, insultos, y hay que acostumbrarse o cambiar de protector...

EL ASESINO

 
Cuadro reproduciendo parcialmente el Hotel de Condé y sus jardines, residencia parisina de los Príncipes de Condé y hoy desaparecido.


De hecho, viola y asesina, no en plena calle, pero si a plena luz del día. Un día, en el burdel de La Chevalier, las complacencias de una putita no parecieron contentarle; sacudió a la chica, propinándole una paliza para reblandecerla y volvió a cabalgarla. Pero la cosa no pareció ir a su gusto; la prostituta tenía el temperamento tan generoso que, en ella, el duque no parecía sentir nada:


-"¡Ah! esto, descarada, de dónde sacas esta gruta en la cual uno se pierde? ¡Tu empleo consiste en calentar y alentar los ardores, y tú los ahogas en una marisma! ¿Sabes tu lo que cuesta el no satisfacerme?"


Y la chica palidece bajo el violento carmín que maquilla sus mejillas: "Mi Señor, por Dios..."

Y el enano, transfigurado en un demonio liliputiense con rictus sardónico, empezó a vomitar insultos mientras ella, que aún no tenía 15 años, le miraba totalmente petrificada. Blasfemando, babeando como un animal rabioso, desgarrando cojines y dispersando las plumas, parecía cual zorro destrozando un gallinero. Ese enano contrahecho, de color limón podrido, el culo al aire bajo su corta camisa, las piernas lívidas, pastosas, el vientre hinchado y los pies como garras, gritó:

-"¡Ningún perdón para las malas obreras! ¡Voy a educarte a mi modo!"

Al Duque de Borbón siempre le gustaba encanallarse en compañía, siempre temeroso de que le diera un patatús ya que solían darle a menudo, y por eso exigía que hubiese gente a su alrededor en sus momentos más íntimos. Así que sus dos comparsas, que andaban trajinando tranquilamente con sus respectivas putillas en los dos divanes dispuestos en los ángulos de la habitación, tuvieron que detenerse y atender a las órdenes del príncipe:

-"¡Agarrad fuertemente a esta señorita! ¡Lo que pienso meterle, al menos, ella lo notará!"

Y el duque metió en la vagina de la chica, prontamente atada de pies y manos a las columnas de la cama, un enorme petardo con la mecha encendida. La desgraciada lo notó tan bien que reventó, aunque le hicieron falta tres largas horas para rendir su último aliento, el vientre reventado y vaciándose de toda su sangre.

Sin inmutarse, el yerno del Rey, encantado de su fechoría sangrienta, regresó a Versailles para acostarse con su deliciosa esposa, festejando al día siguiente su 18º cumpleaños y su primer aniversario de boda. El asunto tuvo una escandalosa repercusión, hasta llegar a oídos del propio monarca...

LA BODA


 
Retrato de Luisa-Francisca de Borbón, Mademoiselle de Nantes, 13ª Duquesa de Borbón (1673-1743), futura 6ª Princesa de Condé, hija natural legitimada del rey Luis XIV y de la marquesa de Montespan.


Los Condé habían apostado y puesto sus esperanzas sobre Luisa-Francisca de Borbón, Mademoiselle de Nantes, hija legitimada del Rey, desde que el Príncipe de Conti se casara con su hermana, Mademoiselle de Blois. Luis III de Borbón tiene entonces 17 años cumplidos; su inclinación por la mala vida es tan notoria que, si se espera demasiado para casarle, acabará por perder toda reputación y el Rey desestimará su candidatura. De este modo, Luis II, Príncipe de Condé, asedia al monarca tan estrechamente como si la salvación del Reino dependiese de su aprobación. Su insistencia, sus buenas maneras, sus halagos, su servilismo dan mucho de que hablar en la corte. Parece que el tiempo en que los príncipes altaneros intentaban desbancar las prerrogativas del Rey, haya pasado a mejor vida... Obviamente, el "Gran Condé" esperaba borrar, mediante este matrimonio, la mala impresión que el recuerdo de la Fronda ha dejado un poso amargo en el ánimo del Rey.

La prometida mira asombrada al hombre con el cual le acaban de casar. El Duque Luis III de Borbón bizquea de un ojo y, bajo el otro, una enorme verruga peluda ha aparecido. De asco, la joven princesa se sobresalta, soltando la mano del marido. En el gesto, cae de su 4º dedo el anillo de oro cincelado, se desliza, cae en la alfombra y rueda sobre el pavimento de mármol de la capilla. Los murmullos estallan entre los presentes. Sacerdotes y servidores se precipitan sobre la alianza cual halcones sobre su presa. Luis III retoma la mano furtiva y, deslizando sus dedos hasta la muñeca, más arriba aún, bajo las mangas de encajes, pellizca el brazo de la novia hasta amoratarlo. Luisa-Francisca intenta apartarse sin llamar demasiado la atención de los demás; pero él la retiene con fuerza. Enormes lágrimas en sus ojos, la princesa se muerde los labios en un intento para no gritar de dolor. Luis III, con un rictus en los labios, de su mano derecha le pasa el anillo.

 
Retrato del Rey Luis XIV de Francia y de Navarra (1638-1715), en un grabado coloreado de finales del siglo XVII.


La noche de bodas no será más que una comedia. La flamante Duquesa de Borbón aún es una chiquilla, una niña. Tras la ceremonia religiosa, todo el mundo tiene que asistir a un concierto y, luego, asistir a la Cena del Rey. Se ha dado orden que no se consuma el matrimonio inmediatamente: habrá que esperar a que la hija del Rey cumpla sus 13 años, a menos que sus primeras menstruaciones aparezcan antes de lo esperado. Desflorar a una cría no es nada, pero someter su cuerpo a los rigores del sexo antes de que pueda procrear, la dejarían estéril. Se recomienda al novio la abstinencia. El duque se desnudará en el salón del Gran Apartamento, al final de la galería. Su Majestad le entrega la camisa de dormir y, de pasada, constata con estupor sus deformidades. De acuerdo con su nuera, la Delfina, el Rey y ella llevan a los novios hasta la cama nupcial. Se echan las cortinas, se cierran las puertas para, enseguida, reabrirlas, sacar a los recién casados del nido y llevarlos, cada uno por su lado, a sus respectivos aposentos.

La unión no se consumaría hasta 1686, pero una epidemia de viruelas hace estragos entre cortesanos y príncipes. No pudiendo llevarse a la Princesa de Conti, la Muerte se venga llevándose a Luis-Armando I de Borbón, Príncipe de Conti. A punto de fallecer estuvo también la Duquesa de Borbón, contagiada de viruelas. Para evitar cualquier contagio, su marido rehuye su habitación y no se quita jamás el pañuelo que aprieta bajo sus narices. Durante el día sale de cacería para combatir el contagio con el aire puro y el esfuerzo físico. Es su abuelo quien cuidará de ella, y quien caerá víctima de viruelas... La Duquesa de Borbón escapará de las garras de la Muerte.

MILITAR Y CORNUDO

 
Retrato de Luis III de Borbón-Condé, 13º Duque de Borbón (1668-1710); obra de H. Rigaud.


Luis III de Borbón se distinguirá durante las batallas de la Liga de Augsburgo, y en particular en Steenkerque y en Neerwinden.

 
Retrato de Francisco-Luis de Borbón, 4º Príncipe de Contí (1664-1709), primo del Duque de Borbón y amante de su esposa, según H. Rigaud.


En 1692, en la batalla de Steenkerque, da muestras de valía: es él quien dispondrá las tropas en orden de batalla, contribuyendo al éxito de las tropas del Mariscal-Duque de Luxemburgo. Pese a esa mención, y a su retorno a Versailles, los honores de la victoria honran a su primo, el Príncipe de Conti. Éste tiene a todas las damas a sus pies, incluída la esposa de Luis III de Borbón. Celoso, este último deja preñada, año tras año, a su esposa para disuadirla de tener amantes. Los rumores circulan... Francisco-Luis de Borbón-Conti parece haber obtenido algún que otro encuentro con la Duquesa de Borbón. Dado que no puede capturarle y someterle a tormento, ordena a sus numerosos espías que le sigan de cerca noche y día...

LA MUERTE

 
Retrato del Gran Delfín Luis de Francia (1661-1711); obra de H. Rigaud.


Luis III poseía todas las cualidades necesarias para dejarle entrever su porvenir y el de sus hijos, en la mayor de las esperanzas: el rango, el genio militar, el gusto por los asuntos públicos... Su esposa decidió entonces acercarle al Delfín. Poco a poco, parecía dibujarse la figura del próximo reinado, y sonreír a los Condé. Luisa-Francisca pensaba gobernar al Delfín y, gracias a esa influencia, su marido podría hacerse con el control de los ejércitos y del Estado. Era, desde luego, contar sin la Parca.

Desde hacía dos años, un tumor venía devorándole el cerebro, provocándole insufribles e indescriptibles migrañas oftálmicas hasta el punto de querer arrancarse los ojos. Perdió gusto por sus bacanales subidas de tono, y cada vez parecía menguar su razonamiento. Durante un tiempo, para contentar a sus médicos, se avino a tomar únicamente leche de vaca, cinco veces al día, y un día a la semana leche de burra. Pero se asqueó a fuerza de vómitos y volvió a sus comidas habituales.

 
Grabado del siglo XVIII reproduciendo el Pont-Neuf o Puente Nuevo de París, dominado por la estátua ecuestre del rey Enrique IV.


Fallecería en pleno carnaval, haciendo horribles muecas, mientras cruzaba el Pont-Neuf en su carroza, el 12 de marzo de 1710*. Un año atrás, su demente padre había pasado a mejor vida, convirtiéndole en el 6º príncipe de Condé. Viuda la Duquesa de Borbón, se encuentra finalmente libre y con ganas de llevar adelante sus intrigas para alcanzar el poder a través de su hijo y heredero.

(*)_Distintas fuentes dan distintas fechas de su fallecimiento. Unas lo sitúan el 12 de marzo, otras el 4 de mayo o el 11 de octubre.

domingo, 16 de noviembre de 2014

CURIOSIDADES -163-

"Regreso post-mortem"



El ex Rey Estanislao II Augusto de Polonia (1732-1798), último monarca electo de aquel país desgarrado entre tres voraces potencias vecinas (Prusia, Rusia y Austria), falleció exiliado en San Petersburgo, víctima de una apoplejía en 1798. Casi un siglo y medio más tarde, una mañana de julio de 1938, los aduaneros de una pequeña estación ferroviaria de la frontera polaca descubren, no sin sorpresa, un ataúd de plomo depositado en un vagón de mercancías aparcado en una vía de garaje. Picados por la curiosidad, lo abren y, estupefactos, descubren un esqueleto envuelto en un ajado manto de púrpura forrado de armiño, coronado y agarrando un cetro real: es el ex Rey Estanislao II Augusto Poniatowski, que los Soviéticos han devuelto a su país de origen ¡en virtud de un tratado de restitución de trofeos de guerra!

CURIOSIDADES -162-

"Los Stroganov"



En el siglo XV, los Stroganov son unos mercaderes riquísimos, propietarios de inmensas extensiones de tierra. En 1446, un gran-duque de Moscú es hecho prisionero por los Tátaros que reclaman un rescate de 200.000 rublos. Para desgracia del ilustre prisionero, los cofres del Tesoro Moscovita están vacíos: ¡es la familia Stroganov quien se hace cargo del rescate!

Iván IV el Terrible encargará a los ricos Stroganov la conquista de Siberia y su colonización. Admitidos en los rangos de la aristocracia imperial con el Barón Grigori Dmitriyevich Stroganov (1656-1715) bajo el zar Pedro I el Grande, figurarán como los mayores terratenientes de todo el Imperio Ruso.

CURIOSIDADES -161-

"Gente con clase y clases de gente"



La célebre y precoz retratista francesa Elisabeth Vigée-Lebrun (1755-1842), pintora oficial y favorita de la reina María-Antonieta de Austria y de la alta sociedad cosmopolita, se vio obligada a exiliarse después de estallar la Revolución Francesa. Su vida corría verdadero peligro: su amistad con la Austríaca y sus relaciones con toda aquella pandilla de aristócratas ahora perseguida, convirtiéndose en un objetivo de Madame Guillotina, la forzó a recoger sus pinceles y pinturas para encontrar refugio y seguridad al otro lado del Rhin, con solo 100 luises de oro en el bolso. Que fuese en Viena como en San Petersburgo, donde fue acogida por la mismísima emperatriz Catalina II la Grande, la alta aristocracia rusa seguía dándose de codazos para que la inmortalizase en sus lienzos.

Pero en 1800, Elisabeth Vigée-Lebrun fue borrada de la Lista de los Emigrados y el embajador francés en San Petersburgo le entregó su pasaporte para regresar a su patria. Con inmensa tristeza, abandonó Rusia dos años más tarde para volver a una Francia totalmente transformada. Reinstalada en París para seguir con su oficio de pintora, no acaba de encontrar su sitio en una sociedad totalmente diferente a la que conoció antes de 1789. El único retrato que le encomendó en 1805 la familia Bonaparte, fue el de la Princesa Carolina Murat (1782-1839), la más joven hermana del emperador Napoleón I. Sin embargo, esa "Alteza Imperial" de maneras nuevas, propias de una advenediza, se mostrará tan desagradable con la retratista a lo largo de las sesiones de posado, que ésta acabaría por exclamar, asqueada: "¡He pintado a auténticas princesas que jamás me han atormentado ni me han hecho esperar tanto!"

LULLY, un genio florentino en Versailles


JEAN-BAPTISTE LULLY

SUPERINTENDENTE DE LA MÚSICA DEL REY



Jean-Baptiste Lully, nacido Giovanni Battista Lulli en Florencia el 28 de noviembre de 1632 y fallecido en París el 22 de marzo de 1687, fue un compositor francés de origen florentino en el período barroco que desempeñó el cargo de superintendente de la Música Real durante el reinado de Luis XIV de Francia.

Por sus dones de músico y de organizador, asi como de cortesano e intrigante, Lully dominó el conjunto de la vida musical francesa siendo el orígen de varias formas que concibió y organizó: la tragedia lírica, el gran motet y la obertura a la francesa. Su influencia sobre toda la música europea de su época fue grande y numerosos son los que le deben algo, de un modo u otro... Henry Purcell, Georg Friedrich Haendel, Johann Sebastian Bach y Jean-Philippe Rameau se cuentan entre ellos.

Hijo de una pareja de molineros florentinos, Maldo Lulli y Caterina del' Sera, es descubierto en 1645 por el príncipe Roger de Lorena-Guisa, caballero de Malta (1624-1653). Se lo lleva consigo a Francia en 1646, consiguiendo empleo como "chico" de cámara al servicio de la Gran Mademoiselle, Duquesa de Montpensier, que deseaba perfeccionar sus conocimientos del idioma italiano.

 
Retrato de la Princesa Anne-Marie-Louise de Orléans, Duquesa de Montpensier (1627-1693).


A la edad de 13 años, manifestando serias disposiciones para la música, aprendió a tocar el violín, la guitarra y el clavicémbalo, demostrando ser un excelente bailarín, por lo que pronto se unió a la Gran Banda de los Violines del Rey, compuesta por 24 instrumentos. En 1653, Lully bailó con el rey Luis XIV en el Ballet de la Nuit. Poco después, obtuvo la dirección de la Banda de los Pequeños Violines.

Cortesano aplicado y hábil empresario, se convirtió en el primer compositor de la corte, y sus arias y ballets consagraron su reputación. Respaldado por Luis XIV, fue nombrado compositor de la Cámara y, finalmente, superintendente de la Música Real.

Naturalizado francés en 1661, casó meses más tarde con Madeleine Lambert, hija del director de la Música de la Duquesa de Montpensier. Tuvieron 6 hijos: 3 varones y 3 hijas. Una de ellas, Catherine-Madeleine Lully, casaría en 1684 con Jean-Nicolas Francine, sucesor de Lully al frente de la Real Academia de Música.

 
Retrato del dramaturgo y comediógrafo Jean-Baptiste Poquelin aka Molière (1622-1673).


A partir de 1664, Lully trabajó regularmente con Molière, creando el género de comedia-ballet sin por ello renunciar a los ballets de la corte. Después de una fructífera colaboración, Lully y Molière se enfadaron y se convirtieron en enemigos irreconciliables en 1671.

Desde 1672, Lully se hizo con el privilegio de la Real Academia de Música. Colmado de honores y riquezas, compuso una tragedia musical al año y eclipsó, gracias al favor real, a todos los demás compositores dramáticos de su época como Marc-Antoine Charpentier, André Campra y Louis-Nicolas Clérambault. En 1681, Lully llegaba al zénit de su carrera convirtiéndose en secretario del Rey.

 
Retrato del rey Luis XIV de Francia y de Navarra (1638-1715).


Pese a tener esposa y seis hijos, fue conocida y muy criticada su pronunciada inclinación por los de su sexo. Para colmo, Luis XIV tenía en horror lo que entonces se llamaba el "vicio italiano"; lo toleraba a duras penas ya que su propio hermano Felipe, duque de Orléans, era uno de los más notables homosexuales de la corte y el gran protector de los que eran perseguidos por sus aficiones sodomitas. Pero, cuando en 1685 las relaciones entre Lully y Brunet, joven y hermoso paje de la Capilla Real, fueron destapadas públicamente, el favor del Rey menguó hasta el punto de negarse a asistir al estreno de su última ópera Alcide, en 1686.

 
Retrato del Gran Delfín Luis de Francia (1661-1711).


No obstante, consiguió el favor del Gran Delfin, ante quien estrenó su última pastoral Acis y Galatea el mismo año.

La causa de la muerte de Jean-Baptiste Lully fue particularmente curiosa, ya que se originó en un accidente mientras dirigía el ensayo de un Te Deum que debía tocarse en la corte para celebrar la recuperación del Rey tras una enfermedad. No consiguiendo obtener lo que quería de los músicos, Lully, con su característico temperamento explosivo, se puso furioso y se golpeó violentamente un dedo gordo del pie con su "bastón de dirección" (larga y pesada vara engalanada con lazos anudados y un pomo de plata ricamente decorado, que servía para dar el compás o cadencia golpeando el suelo). La herida se infectó y, pese a una amputación, la gangrena se propagó al resto de su cuerpo hasta infectar gran parte de su cerebro.

Pese a su fallecimiento, Lully permaneció en la memoria como el verdadero creador de la ópera francesa. Había compuesto 14 tragedias líricas y más de 20 motetos entre los cuales destaca su famoso Te Deum de 1677, así como 11 motetos de un estilo más italiano.

Admirado por los músicos de su época, sus obras siguieron escuchándose en la corte sin discontinuidad hasta la Revolución de 1789. Su influencia fue inmensa en Francia, sobretodo sobre sus compatriotas como François Couperin, Marin Marais, Michel-Richard Delalande y Jean-Philippe Rameau. Muchos de sus alumnos contribuyeron a la difusión de su estilo en el extranjero, tanto en Inglaterra como en Alemania e Italia. Su orquesta se había convertido en un modelo de perfección por su disciplina y ritmo, por lo que su papel en la historia de la música instrumental del siglo XVII es considerable. De hecho, se le sigue admirando como el fundador de la orquesta moderna.

Fanfarria para el Carrusel Real (1662) / Primera pieza para trompetas, timbales y oboes:


sábado, 15 de noviembre de 2014

Cita de la Semana



"Nadie puede haceros sentir inferior sin vuestro consentimiento."

Frase de: Anna Eleanor Roosevelt (1884-1962), XXXIVª Primera Dama de Estados Unidos de América, profesora, diplomática, delegada a la Asamblea General de las Naciones Unidas y activista de derechos humanos y civiles.

viernes, 14 de noviembre de 2014

DON MANUEL DE PORTUGAL, El Infante Aventurero


INFANTE REBELDE Y AVENTURERO
DON MANUEL DE BRAGANZA
CONDE DE OURÉM

 

 

Don Manuel José Francisco Antonio Caetano Estevao Bartolomeu de Bragança y Baviera-Neuburg, Infante de Portugal, Conde de Ourém -por cortesía-, nació en el Palacio da Ribeira, Lisboa, Portugal, el 3 de Agosto de 1697 y falleció en la Quinta de Belas, Sintra, Portugal, el 3 de Agosto de 1766. Fue el séptimo hijo de Don Pedro II, Rey de Portugal y de los Algarves, y de su esposa la reina María-Sofía de Baviera-Neuburg, y hermano menor del rey Juan V de Portugal que, por no querer obedecer al deseo real de entrar en las órdenes clericales, se fugó a Amsterdam y recorrió Europa para ofrecer sus servicios al Emperador del Sacro Santo Imperio Romano Germánico.



Su educación principesca le llevaría a idealizar la vida militar, a tener un alto concepto de sí mismo y de su posición, soñando con gloriosas hazañas, laureles y honores. Sin duda influenciado por la Guerra de Sucesión Española a sus diez años, dejó escrito una sentencia que definía perfectamente su carácter: "Más deben los hombres perder la vida con honra que vivir en la infamia."

 
Retrato de Don Juan V de Bragança, Rey de Portugal y de los Algarves (1689-1750).


Destinado naturalmente a la carrera eclesiástica, el Infante Manuel se rebeló contra el deseo de su hermano a que entrase en las órdenes por ser el menor de la Familia Real. Deseoso de llevar una vida llena de aventuras y, sobretodo, a ejercer una gloriosa carrera militar a pesar de que su país estuviera en paz con sus vecinos, el Infante se enfrentó al rey negándose a doblegarse ante su deseo de convertirle en un príncipe de la Iglesia. La tensa audiencia pública entre el monarca y su hermano se saldó con un bofetón real ante toda la corte al perder el rey su sangre fría. Tras la deplorable desavenencia, el humillado, encolerizado e indignado infante de 18 años se dio a la fuga.

Acompañado por tres personas que formaban su restringida comitiva, se distinguían entre ellos a un hijo del Conde de Tarouca, Manuel Teles da Silva, de su misma edad, y a dos jóvenes criados más un repostero y otro de servicio general, el Infante Manuel se daba a la fuga con un puñado de joyas, 20 mil cruzados de plata y una carta de cambio del mismo valor (firmado por el comerciante Manuel de Castro Guimaraes con orden de cobro en Londres) en los bolsillos, embarcó secretamente a bordo de un barco británico destino a los Países-Bajos, el 5 de noviembre de aquel año de 1715.

Tras de si dejaba una extensa carta al rey Juan V, en la que justificaba su partida para atender el ofrecimiento de Viena a luchar contra los Turcos.

Una vez desembarcado en Amsterdam (14 de noviembre de 1715), donde fue recibido por el embajador Luis da Cunha, llevó una vida alegre y disipada que provocó las quejas del viejo diplomático: "Incesantes fiestas, carreras de trineos y bailes en las que danzaba hasta las 7 de la mañana me dejaban medio muerto, al tener que asistir..."; de Amsterdam pasó a La Haya donde el jolgorio siguió a lo largo de 3 meses más. Recibió allí la orden de su hermano de volver inmediatamente a Portugal. Desafiante, rehusó doblegarse y viajó a París, donde fue bien acogido por el Conde da Ribeira Grande y agasajado por la corte francesa. Una nueva orden de regreso por parte de Lisboa le empujó a huir de nuevo.

 
Retrato del Príncipe Eugenio de Saboya-Carignano (1663-1736), según J. Van Schuppen.


De Francia pasó a Alemania y ofreció sus servicios al Príncipe Eugenio de Saboya-Carignano, primer ministro del emperador Carlos VI de Austria, para luchar contra los Turcos en Hungría. Aceptada su oferta por Viena, se le encontró 4 días después guerreando en la batalla de Petrovaradin, donde sufrió una herida sin importancia pero en la que se cubrió de gloria. Poco después, participó activamente en el asedio y captura de Timisoara.

 
Retrato de Carlos VI de Austria, Emperador del S.S.I.R.G., Rey de Hungría y de Bohemia (1685-1740).


En 1717, convertido en un oficial del Ejército Austríaco, siguió sirviendo bajo las órdenes del Príncipe Eugenio y participó en la conquista de Belgrado. Tras el Tratado de Passarowitz, que ponía un término a la guerra austro-turca (1718), fue agraciado con el rango de mariscal-de-campo de los Ejércitos Imperiales y obtuvo el mando de un regimiento de acorazados con una renta de 50 mil cruzados. Sin ocupación ni destino concreto, el Infante Manuel se dedicó a viajar por todas las cortes europeas, viviendo una vida de placeres y frivolidades que hicieron correr ríos de tinta entre los escritores contemporáneos.


 
Retrato de Maria Zofia Sieniawska (1698-1771), Princesa Czartoryska.


En 1728, se convirtió en uno de los candidatos barajados para obtener la mano de la rica Maria Zofia Sieniawska (1698-1771)*, gracias al respaldo de Viena, en un intento de conseguir una sólida posición en Polonia antes de la celebración de la elección de un nuevo monarca polaco. De sobras conocido en las cortes de Viena y de San Petersburgo, fue propuesto como el nuevo Rey de Polonia durante un breve tiempo en el curso del año 1733, y durante la Guerra de Sucesión Polaca. El fracaso de su candidatura polaca le desilusionó y le llevó a regresar a Portugal el 21 de octubre de 1734, al no tener los medios suficientes para seguir viviendo lejos de su país natal y sin el sustento de una pensión. Para colmo, había acumulado muchas deudas por culpa de su dispendioso tren de vida.

 
Retrato de Don Manuel de Bragança, Infante de Portugal, Conde de Ourém (1697-1766).


Regresado a la corte lisboeta, su hermano Juan V le asignó a residencia en el Palacio de los antiguos Señores de Belas (La Quinta de Belas, en Sintra, propiedad del Conde de Pombeiro), bajo la estrecha vigilancia de su guardia, concediéndole también el título de Conde de Ourém y una pensión, amén del pago de sus deudas pero vetándole el acceso a la corte. Instalado en su nueva residencia, pasó sus 32 ultimos años como un mecenas sin grandes medios económicos pero rodeado de una animada corte de escritores y artistas.

Sobrevivió a su hermano el rey Juan V y al devastador terremoto que destruyó Lisboa al encontrarse en Sintra.

Murió soltero y sin hijos el día de su 69º cumpleaños y fue sepultado con honores en el Panteón Real del Monasterio de Sao Vicente de Fora, de Lisboa.

(*)_Maria-Zofia Sieniawska, viuda de su primer matrimonio con el magnate Stanislaw Donhoff, acabó casándose con el Príncipe August Aleksander Czartoryski, tras ser pretendida por 5 otros candidatos (el Conde de Charolais, príncipe de la Casa de Borbón-Condé, el Infante Manuel de Portugal, el Conde Jan Klemens Branicki, el Conde Franciszek Salizy Potocki y el Príncipe Jan Tarlo) . Su fabulosa herencia, recibida de su padre en 1726, se componía de extensas propiedades en Rutenia, amén de 35 ciudades, 235 pueblos y aldeas, y de la fortaleza de Berezhanyski; a esa prodigiosa fortuna se sumaron las propiedades y fincas de su difunto marido, y todos los bienes de su madre. Es la antepasada de la actual Reina de los Belgas, Mathilde d'Udekem d'Acoz, consorte del rey Philippe I de los Belgas.


jueves, 13 de noviembre de 2014

ACTUALIDAD: 9N, PIEL DE GALLINA

9N, PIEL DE GALLINA
 
 

No fui a votar el 9-N. No por falta de ganas, sino porque pese a estar empadronada en Cataluña, todavía en mi documento de identidad figura mi anterior domicilio español. No creo que sea fácil para mucha gente, hacerse una idea de la alegría que se desborda dentro de mí, tras haber podido liberarme de una situación personal extremadamente compleja, en donde la oscuridad y la hipocresía conforman los ejes de un estrato social endogámico, orgulloso de su caspa y reñido con el menor concepto de libertad personal.

Se dice que somos los peores analistas de nosotros mismos y es muy posible que yo sea víctima del síndrome del converso, pero la sensación de descompresión es tan gratificante para mí, que lo que menos me importa en estos momentos es el calificativo que puedan adjudicarme.



El hecho de que no estuviera habilitada para votar el domingo, no significa ni mucho menos que renunciara a participar de esta gran orgía catalana de la libertad, que no lograron atenuar ni el secular dogmatismo gubernamental, ni un tiempo inestable. En los ojos de la gran mayoría de personas con las que me crucé, se atisbaba el indisimulable brillo de una sonrisa transgresora. Posiblemente muchos de ellos no habían vuelto a disfrutar de tan gratificante sensación desde sus años de pubertad.

La noche previa a la jornada reivindicativa fue para algunos, lo más parecido a una noche de reyes. Me llamó la atención que a más de un amigo, le costara controlar sus nervios y contara cada minuto que faltaba para poder ir a votar. Les pregunté y me confesaron que experimentaban la sensación de ir a votar por primera vez.

Dicen que la necesidad aviva el ingenio y mis ansias de paladear los aires de libertad en comunión con otras personas no conocen límites. La mejor manera que encontré para disfrutarlos, fue apuntándome como periodista voluntaria a una televisión, para ir remitiendo datos e impresiones durante el transcurso de la jornada. Una experiencia que acabó siendo realmente inolvidable.



Si dijera que durante mi periplo por distintas mesas logré contener la emoción, mentiría. Vi a ancianos con mirada ilusionada; a gente abrazándose tras haber votado; a una señora besando a los miembros de la mesa; a vecinos de cola departiendo como si se hubieran conocido de toda la vida. Sin embargo, la anécdota más impactante me la relató un compañero que también ejercía de reportero voluntario: un anciano fue a votar antes de asistir al entierro de su esposa. "Ella hubiera sido la primera en venir a votar" , dijo conteniendo a duras penas sus lágrimas (foto de abajo). Todo aquello solo podía definirse como complicidad y dignidad de un pueblo. No me pregunten si era legal o ilegal; solo sé que no había visto nada parecido en toda mi vida.

La participación se situará alrededor de los 2,4 millones cuando hayan votado los rezagados. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que lo del 9-N fue una exhibición de firmeza popular sin precedentes. No fue una votación más; fue entre otras cosas, un desplante en toda regla al mismo Tribunal Constitucional que cuatro años y cuatro meses antes, había dictaminado que el voto de los catalanes en un referéndum con todas las bendiciones legales, era papel mojado.



Tratar de restarle méritos a aquel estallido de libertad y democracia, solo se entiende si va dirigido a los sectarios de turno. La mayoría absoluta de la que disfruta el PP, se logró con el mismo porcentaje de votos que obtuvo el SI-SI en Cataluña el pasado domingo. Sin embargo, lo más relevante desde mi punto de vista, fue que en esta ocasión, los votos pro independencia, han superado en 260.000 a los que obtuvieron el grueso de fuerzas soberanistas en las pasadas elecciones autonómicas y eso ha sucedido en un ambiente de amenazas por parte del gobierno central y bajo la reiterada consigna de que la votación no servía para nada. Tan solo un gobierno zombi puede ignorar esta incontestable realidad. Mi impresión es que cada día que pasa, la situación se consolida más irreversible.

Lo que carece de cualquier sentido es que los 3,5 millones que no han votado se los adjudique una opción determinada. Parece más sensato pensar que en un referéndum con pregunta binaria o en una convocatoria plebiscitaria, 1/3 de esta mayoría silenciosa, sería favorables al no; 1/3 favorable al sí y 1/3 abstencionista, lo cual nos arroja la cifra de 3,2 millones votos independentistas, 1,4 millones de votos unionistas y 1,2 millones que irían a la abstención. Es muy complicado obligar a más de 3 millones de catalanes a que se sientan españoles a la fuerza. Claro que eso es tan solo mi humilde opinión.

"9N, Piel de Gallina" de Pilar de Díez Ruz-Hinojosa / 11-11-2014 / http://pilidiez.wordpress.com

in Perder una guerra se asimila. Los escarnios permanecen indelebles.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

CURIOSIDADES -160-

"Humor Berlinés"



El Kronprinz Guillermo de Prusia y Alemania (1882-1951), presunto heredero del káiser Guillermo II, jamás gozó de la reputación de un hombre de gran valor entre sus cortesanos y súbditos. De hecho y antes de 1914, circulaba en Berlín una broma malévola sobre el príncipe heredero: cuando el káiser y el kronprinz participaban juntos a una cacería, los habituales jamás faltaban en prevenir a los invitados, con tono jocoso:

-"¡Sobretodo no disparen al káiser por error, ya que tendríamos a otro mucho peor!" 

CURIOSIDADES -159-

"Emperador-Soldado"



El káiser Guillermo II, último Rey de Prusia y Emperador de Alemania (1859-1941), que reinó entre 1888 y 1918, tuvo desde siempre una obsesión casi patológica por todo lo que tenía que ver con los usos y costumbres de la vida castrense. El monarca prusiano poseyó más de doscientos uniformes militares, que endosaba indistintamente en función de las diversas circunstancias de la jornada. Pero su obsesión no se limitaba a él solo: a sus hijos, apenas salidos de la cuna, los trataba como a simples soldados a los que obligaba a formar filas, cuadrarse ante él y saludarle militarmente cuando estaban en su presencia. 

viernes, 7 de noviembre de 2014

PÉREZ GALDÓS Y LA CASTA POLÍTICA ESPAÑOLA




En 1912, el novelista, dramaturgo y articulista canario, Benito Pérez Galdós (1843-1920), escribió acerca del bipartidismo político español lo siguiente:

"Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder, son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, paupérrima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos..."

Cien años después, y para mayor desgracia nuestra, la historia se repite en la realidad política española y confirma el acertado juicio del autor de estas líneas. España aún está en 1912.

 

Cita de la Semana



"El pecado capital aquí es el desprecio."

Frase de: Fernando Fernán-Gómez (1921-2007), actor.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Frase de Cine



-"Los ideales son como las oraciones, son nobles pero inoportunas en una fiesta."

Frase de: Dame Maggie Smith, actriz (n.1934) aka Lady Violet Crawley, Condesa Vda. de Grantham in "Downton Abbey" de Julian Fellowes, Serie TV de Independent Television & Public Broadcasting Service, 2014. 

Frase de Cine



-"La sinceridad total no es buena en ninguna relación."

Frase de: Dame Maggie Smith, actriz (n.1934) aka Lady Violet Crawley, Condesa Vda. de Grantham in "Downton Abbey" de Julian Fellowes, Serie TV de Independent Television & Public Broadcasting Service, 2014. 

sábado, 1 de noviembre de 2014

ACTUALIDAD: La Obsolescencia de España

La obsolescencia programada de España

 

Sí, a todos nos sorprende cuando un día deja de funcionar nuestra impresora... No sabemos el porqué, pero de repente ya no imprime nada más...
Sencillamente se ha fabricado para eso, para un número determinado de copias...

España está llegando a ese punto de caducidad...

Ya nació borda, con un invento de fusionar reinos que tenían culturas diferentes mediante un matrimonio entre primos con bula falsa y descendencia propia de híbridos...
Más tarde hubo intentos de secesión que se solventaron con guerras y represión, al mismo tiempo que el estado iba perdiendo todas sus colonias y se declaraba continuamente en quiebra.



Una guerra civil en el siglo XX demostró que hay varias españas irreconciliables... El dictador quiso dejarlo todo atado con un rey que él impuso y una pseudodemocracia de pandereta, en la que el pueblo se le consultaría cada 4 años para luego someterlo a dictaduras de mayoría absoluta.
Una anacronía en la historia resumido en 7 líneas...

Y todo esto llega a su fin, es como si la fallida transición, más los años de basura democrática hasta la actualidad, sean un prórroga sin tanda de penaltys...
España está llegando a su término, y lo hará porque hay naciones dentro del estado que no quieren seguir formando parte de una farsa que demasiado ha durado. Y llegará a ese final también porque el pueblo español está cansado de políticos inútiles y corruptos, la ciudadanía quiere un nuevo régimen. Y es probable que ese nuevo estatus sea el de un estado federado, confederado y/o con partes completamente separadas.

Es tan fuerte esa sensación de extinción que, los que pretenden seguir con esa unidad ficticia, están provocando todo lo contrario.
En esa decrepitud hemos visto en poco tiempo como el antiguo rey se largaba después de multitud de casos de corrupción y comportamiento bochornoso. El líder de la oposición desaparecía deprimido poniendo en su lugar a alguien todavía más reaccionario... Los tribunales y medios de comunicación politizados y al servicio del partido en el gobierno. Políticos sin ninguna preparación que van por el mundo haciendo el ridículo como si fueran representantes de Chirimoyo II de Percebelandia...

En medio de todo esto hay una brutal crisis que para nada es coyuntural. Los poderes fácticos de Madrid han convertido España en una suerte de ficción distópica en la que cualquier cosa no parece real. Con niveles de paro entre el 25% y el 30% se siguen construyendo infraestructuras sin retorno y rescatando lo que ha hundido la miseria moral e intelectual del palco del Santiago Bernabéu.
Y la guinda de ese pastel de moho es la corrupción, corrupción, corrupción, corrupción...

Volviendo al tema central, España está caduca y por eso está sacando las cartas con las que siempre se ha sentido a gusto, el autoritarismo. La democracia siempre le ha dado miedo al poder español, es más, en sus miles de años -que algunos, sin partirse de risa, pregonan que tiene España- no llega ni a 10 lustros de sufragio universal.



Todos los tribunales y organismos funcionan como si fueran aparatos del estado. Viendo los miembros de su consejo, a uno le dan ganas de cargarse a la cigüeña que nos dejó caer en semejante "hisopo estéril". La mayoría tenían cargos durante el franquismo, otros son expresidentes de gobierno deleznables, además de muñecos de cera, rostros cara-cartón y tipos sondados... Gatopardismo en toda su expresión.

Pónganles birrete o bacía que tanto da...


Y España se aferra a su existencia por inercia, no hay proyecto de estado, no hay racionalidad, no hay honestidad, no hay inteligencia. La España oligárquica es esa por la que todo deba decidirse y pasar por Madrid aunque ello perjudique el interés general, esa falta de pensamiento cartesiano les hace vivir en un bucle continuo tipo "qui dia passa any empeny"...

A toda esa casta política les preguntas qué España quieren para el futuro y no saben responderte, en cambio, los del IBEX35 sí que lo tienen claro...

Cuando un país deja de ser estado no hay nada que me ligue ni que me obligue a él, por eso, el día 9 iremos a votar aunque llevemos las papeletas tatuadas en la mano. Catalunya no quiere formar parte de un "algo" que no cree en sí mismo, que no tiene plan ni diseño de futuro.

Lo único que saben hacer bien es intentar humillar a Catalunya. Invasiones, guerras, torturas, represalias... Expolio, insultos, desprecios, amenazas, prohibiciones y más represalias...
Esta España decadente e inmoral siempre ha tenido como referente someter al pueblo de Catalunya para empobrecerlo en todos los aspectos.

ACTUALIDAD: Ex Ministros, Asesinos y Torturadores Franquistas perseguidos por la Interpol

LA JUEZ ARGENTINA ORDENA DETENER A LOS EX MINISTROS MARTÍN VILLA Y UTRERA MOLINA POR CRÍMENES DEL FRANQUISMO




Artículo de Juan Ignacio Irigaray / in www.elmundo.es / 31-10-2014.

La juez argentina María Servini ha ordenado la detención a efectos de extradición del ex ministro -de Relaciones Sindicales en 1975 y de Gobernación entre 1976 y 1979- Rodolfo Martín Villa, y del ex ministro -secretario general del Movimiento- José Utrera Molina, en la única causa penal que existe en el mundo por los crímenes del franquismo.

El exhorto de la magistrada, según ha podido saber ELMUNDO de fuentes del juzgado, ha incluido a otros 18 acusados en el expediente y ha solicitado los arrestos preventivos de todos ellos con fines de sus respectivas extradiciones a Argentina para tomarles declaración como imputados.

A Utrera Molina, que es suegro del ex ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, le acusa por haber convalidado con su firma la sentencia de muerte de Salvador Puig Antich y a Martín Villa por la muerte de cinco trabajadores en una protesta.

LOS OTROS ACUSADOS

La lista de ex franquistas 'extraditables' se completa con Fernado Suárez González, Jesus Cejas Mohedano, Jesús González Reguero, Abelardo García Balaguer, Antonio Carro Martínez, ex ministro de la Presidencia (1974-1975); Licinio de la Fuente, ex ministro de Trabajo (1969-1975) y vicepresidente (1974-1975); Antonio Barrera de Irimo, ex ministro de Hacienda (1973-1974) y ex vicepresidente segundo (1974) [fallecido el pasado 24 de septiembre].

Como a Utrera Molina, a Licinio de la Fuente, Carro y Barrera les acusa de haber convalidado con su firma la sentencia de muerte de Puig Antich en 1974. La hermana del último condenado en el garrote vil en España es una de las querellantes de la causa.

Al ex ministro de Presidencia, Antonio Carro, le acusa de convalidar la sentencia de muerte de Puig Antich y de los últimos fusilamientos del régimen franquista el 27 de septiembre de 1975 en Madrid, Barcelona y Burgos, en las que fueron ejecutados José Humberto Baena Alonso, José Luís Sánchez Bravo Sollas, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot, y Ángel Otaegui Echeverría.

También figuran José María Sánchez Ventura Pascual, ex ministro de Justicia (1975); Alfonso Osorio García, ex ministro de la Presidencia (1975-1977), Jesús Quintana Saracíbar, capitán de la Policía acusado de asaltar la Iglesia de San Francisco de Asís en Vitoria, donde murieron cinco trabajadores; Carlos Rey González, ex miembro del Consejo de Guerra que juzgó a Puig Antich.

Contra Sánchez Ventura se dirige por haber firmado las sentencias de muerte de los últimos fusilamientos del régimen franquista, al igual que contra Fernándo Suárez, mientras que Osorio está acusado por su responsabilidad por la muerte de los trabajadores de Vitoria.

Además de estos cargos políticos, la querella se dirige contra antiguos miembros de las Fuerzas Armadas, auditores del Cuerpo Jurídico del Ejército o un médico ginecólogo acusado de sustracción de menores.

A petición de la Fiscalía, ha imputado a Antonio Troncoso (coronel auditor del Cuerpo Jurídico Militar), Carlos Rey (antiguo capitán auditor del cuerpo jurídico del Ejército) y a antiguos miembros de las Fuerzas Armadas, Jesús Quintana, Jesús González, Ricardo Algar, Félix Criado, Pascual Honrado, Jesús Martínez, Benjamín Solsona y Atilano del Valle.

Además, imputa a Abelardo García, denunciado por el caso de Flor Díaz Carrasco quien busca a su hermano desaparecido en el Hospital Municipal de La Línea de la Concepción el 6 de noviembre de 1967 donde trabajaba como médico ginecólogo.

UNA CARRERA DE FONDO

La semana pasada el fiscal federal argentino Ramiro González había pedido a la jueza que solicitara las capturas de 15 de ellos y los había acusado de graves crímenes, tales como homicidios, torturas, desapariciones y sustracciones de niños. Este viernes Servini de Cubria hizo lugar a esa solicitud y amplió la lista de acusados.

El verano pasado, la juez y el fiscal pasaron dos semanas visitando a víctimas en sus casas del País Vasco, Andalucía y Madrid. Allí recogieron testimonios y pruebas de los crímenes del franquismo.

Esta causa arrancó el 14 de abril de 2010, aniversario de la Segunda República, a raíz de una querella puesta por familiares de fusilados, el gallego Darío Rivas Cando, de 94 años, e Inés García Holgado.

A esas querellas se han ido sumando otras de distintos represaliados de la dictadura, como por ejemplo los ex presos políticos agrupados en La Comuna; las familias de etarras y miembros del FRAP fusilados en los 70, e incluso la Asociación de Niños Robados en España.

En el expediente que tramita la juez Servini de Cubría ya hay entre 150 y 200 querellantes que han viajado expresamente a Buenos Aires para declarar en el juzgado y constituirse como acusadores de funcionarios de Francisco Franco. O, si no, enviaron a apoderados.

Servini de Cubría ha pedido a España que extradite a dos policías franquistas imputados por el delito de torturas, Juan Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño, y Jesús Muñecas Aguilar, juzgado y condenado en su día por participar en el intento de golpe de Estado del 23-F. Pero la Audiencia Nacional ha rechazado esas peticiones.

También la juez ha pedido a España la exhumación de cadáveres de víctimas que yacen en una fosa común del cementerio de Guadalajara. Quiere comprobar vía análisis de ADN si allí están los restos de Timoteo Mendieta Alcalá, fusilado por el franquismo. Su hija, Ascensión Mendieta Ibarra, de 88 años, viajó especialmente a Buenos Aires a rogarle a Servini que la ayudara a encontrar los restos de su padre antes de morir.


ARGENTINA ORDENA DETENER A MARTÍN VILLA Y AL SUEGRO DE GALLARDÓN POR LA CAUSA CONTRA EL FRANQUISMO.



Artículo de Alejandro Torrús / in www.publico.es / 31-10-2014.

La jueza María Servini ha dictado una orden internacional de detención contra veinte dirigentes y presuntos torturadores de la dictadura franquista. Entre ellos, los exministros Martín Villa y Utrera Molina, el suegro de Alberto Ruiz Gallardón

Se anunciaban nubes negras desde Argentina para los franquistas que continúan con vida y sus peores temores se han cumplido en la noche de este viernes. La jueza María Servini de Cubría, que instruye la causa contra la dictadura franquista abierta en Argentina, ha dictado una orden internacional de detención contra veinte dirigentes y presuntos torturadores del franquismo, entre ellos los exministros Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina, el suegro de Alberto Ruiz Gallardón.

"Es una gran noticia y un triunfo de las víctimas del franquismo, que no han cesado de luchar nunca por sus derechos y con sus propios recursos, que son muy limitados. Ahora tenemos qué esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos y ver cómo responde el Gobierno y el Estado español y si puede mantener la teoría de que estos crímenes ya están prescritos porque no estamos ante crímenes contra la humanidad", ha señalado a Público el abogado Carlos Slepoy nada más conocer la noticia.

Los veinte franquistas sobre los que han recaído órdenes de detención internacional pueden dividirse en cuatro grupos. Por una parte, los exministros que firmaron las penas de muerte de Salvador Puig Antich o de los cinco últimos fusilados por el franquismo en septiembre de 1975. Es decir: José Utrera Molina, Antonio Carro Martínez, Licinio de la Fuente, Antonio Barrera de Irimo y José María Sánchez-Ventura Pascual.

Por otro lado, los acusados de ser corresponsables de la matanza de Vitoria en marzo del 76, Rodolfo Martín Villa, como ministro de Relaciones Sindicales, y Alfonso García, como ministro de Presidencia y Jesús Quintaba Saracibar. Otro apartado estaría dedicado a jueces y letrados donde estarían nombres conocidos como Carlos Rey (ex abogado de la política del PP Alicia Sánchez Camacho) y, por último, un nutrido grupo de exmiembros de fuerzas de seguridad del Estado por presuntas torturas.

La relación completa de imputados es la siguiente: Rodolfo Martín Villa, José Utrera Molina, Antonio Carro Martínez, Licinio de la Fuente, Antonio Barrera de Irimo, José María Sánchez-Ventura Pascual, Alfonso Osorio García, Jesús Quintaba Saracibar, Carlos Rey González, Antonio Troncoso de Castro, Jesús González Reglero, Ricardo Algar Barrón, Félix Criado Sanz, Pascual Honrado de la Fuente, Jesús Martínez Torres, Benjamín Solsona Cortés,Fernando Suárez González, Jesús Cejas Mohedano, Atilano del Valle Oter y Abelardo García Balaguer.


Pasos a seguir
 
La resolución dictada por la jueza argentina será cursada por la Cancillería argentina (el Ministerio de Asuntos Exteriores) y será enviada al Ministerio de Justicia español. Si el Ministerio no resuelve qué hacer con la resolución, será el Consejo de Ministros quien decida si permite que el caso llegue a la Audiencia Nacional o lo rechaza directamente. Si admite este trámite dará comienzo un proceso idéntico al que vivieron el Guardia Civil Jesús Muñecas y el presunto torturador Juan Antonio López Pacheco, alias 'Billy el Niño' hace apenas unos meses y donde el primer paso sería tomar medidas preventivas y después declarar ante la Justicia.

La Audiencia Nacional resolvió entonces negar la extradición de los dos franquistas al considerar que los delitos cometidos ya estarían prescritos al no apreciar indicios de crímenes de lesa humanidad. Ahora son veinte órdenes. Los hechos imputados son aún más graves si cabe. La pelota vuelve a estar en el tejado del Estado español.
 

Cita de la Semana



"El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera."

Frase de: Alexander Pope (1688-1744), escritor y poeta.

jueves, 30 de octubre de 2014

CURIOSIDADES -158-

"Ménage-à-Trois Imperial"



Todo el mundo conoce de sobras el flechazo entre el joven emperador Francisco-José I de Austria, rey de Hungría y de Bohemia (1830-1916) y su hermosa prima-hermana la duquesa Elisabeth en Baviera (1837-1898) alias Sissí, en la residencia imperial de verano en Bad Ischl (1853), y que un año más tarde culminó en boda.



La felicidad conyugal se quebró después de la luna de miel imperial: Sissí chocaba frontalmente con su suegra y tía materna, la archiduquesa Sofía, y con el envarado protocolo de la corte vienesa y, según las propias palabras de la flamante emperatriz consorte, despertó bruscamente de su sueño romántico para enfrentarse a un ambiente abiertamente hostil. En consecuencia, la pareja imperial se distanció tras el nacimiento de dos hijas y un hijo: Gisela, María-Valeria y Rodolfo. Francisco-José I, siempre ocupado con asuntos de Estado, y Sissí presa de depresiones nerviosas crónicas, dificultaron la cohabitación. Para huir del agobiante y envarado ambiente de la capital, la emperatriz decidió alejarse viajando de manera incesante y el emperador, aún muy enamorado de ella, acabó por dejarla libre diciéndole:

-"Prefiero saberte feliz lejos de mi, que desgraciada a mi lado."




Sin embargo, antes de ausentarse de manera intermitente y sin restricciones, Sissí eligió para su marido a una "pequeña amiga" que pudiera ofrecerle buena compañía mientras ella viajaba. La escogida fue la conocida actriz vienesa Katharina Schratt (1853-1940), una dama de físico totalmente opuesto al de la emperatriz, afectada por una inusual delgadez. El arreglo fue tan bien organizado y discreto, que ningún vienés supo de la verdadera naturaleza de la relación entre el monarca y la famosa actriz, instalada en una casa que se encontraba al lado de la glorieta del Palacio de Schönbrunn.